CONOCÉ TODO DE THAILANDIA

PARA TENER EN CUENTA

DATOS

Extensión: 517.000 kilómetros cuadrados.
Población: 68.86 million (2016)
Capital: Bangkok.
Etnias: Thais, 75%; Chinos, 11%; Malayos, 3,5%; Vietnamitas, Jemeres, Mon y grupos tribales, 10,5%.
Lengua: Tailandés.
Religión: El 95% practica el budismo theravada, pero existe libertad de cultos.
Gobierno: Monarquía parlamentaria.
Moneda: La moneda oficial del país es el Bat.
Tasa de alfabetización: 93,8%.
Esperanza de vida: 69 años.

INTRODUCCIÓN AL PAÍS

El nombre del país sugiere sobre todo exotismo y, si bien Tailandia es una nación próspera y moderna con buenas carreteras y estupendos coches, trenes y autobuses, es innegable la sensación de paraíso lejano que nos trasmiten sus islas tropicales, una gastronomía basada en el curry y la leche de coco y esas montañas remotas donde los traficantes de opio se han visto sustituidos en gran medida por cordadas de trekkers occidentales.

Y es que Tailandia significa un viaje ideal para quienes quieran disfrutar de una cultura muy diferente, en un entorno natural de gran belleza y sin echar de menos apenas las comodidades de que se dispone en Occidente. Y todo ello con una ventaja añadida: los precios, porque poquísimos países –nosotros no sabríamos mencionar alguno- ofrecen una mejor relación de calidad y precio. Tailandia es baratísimo y, sobre todo, los costes son muy económicos si se tiene en cuenta la excelente calidad de sus servicios.

SEGURIDAD

Tailandia es un país bastante seguro, donde sólo hay que guardar ciertas precauciones por la noche en zonas aisladas o lugares conflictivos de las grandes ciudades, pero en general, con bastantes menos riesgos que en las principales urbes de Europa. Siempre hay que tener cuidado con los carteristas y descuideros en las zonas muy concurridas, como estaciones de tren o autobuses. Es importante no aventurarse solo por regiones de montaña o fronterizas por las que actúan grupos armados de narcotraficantes, especialmente en las zonas del trekking de Chiang Mai o Chiang Rai.

LA SALUD

Para ingresar en Tailandia no hace falta vacunación alguna. El nivel general de higiene es bastante bueno, aunque es aconsejable beber siempre agua embotellada. El hielo de los zumos y bebidas en general parece estar siempre en buenas condiciones, obtenido a partir de agua purificada. Ën algunas zonas rurales de Tailandia, como en las fronteras con Myanmar, Laos y Camboya, se da una forma especialmente virulenta de malaria, por lo que es imprescindible acudir a un centro de vacunación internacional del Insalud e inquirir por la profilaxis contra dicha infección si se va a viajar por esas áreas.

¿QUE VER?

BANGKOK

La capital del país es una ciudad caótica azotada por un tráfico y una contaminación infernales, pero también uno de los destinos más cosmopolitas de Asia. Tiene una antigüedad de apenas dos siglos, por lo que no son sus monumentos las principales atracciones. El conjunto de edificios y templos del Palacio Real es una visita obligada, así como Chinatown y el barrio donde se hospedan y comen la mayoría de los viajeros independientes, Khao San Road. Siempre que se pueda es importante desplazarse en Bangkok en las lanchas que surcan el río.

las islas y playas del sur

Ko Samui, Ko Pha Ngan o Ko Phi Phi son islas de playas de palmeras con fina y blanca arena y aguas turquesas; más turísticas y comerciales las dos primeras y más apropiadas para el viajero independiente las últimas. Pero todas son ideales para el baño, el buceo con tubo o botellas y la juerga nocturna. La provincia de Krabi, también en el sur, cuenta también con playas paradisíacas, algunas totalmente vírgenes.

Los Parques Nacionales

Khao Yai, al nordeste de Bangkok, las islas de Ko Chang, Surin y Similan, y Sai Yok son reservas terrestres o marinas que ofrecen al viajero bosques, cascadas, ríos o arrecifes de coral.

Chiang Mai

En el norte del país, la segunda ciudad de Tailandia es mucho más agradable que Bangkok, ya que carece de las lacras de la contaminación y el colapso de tráfico. Chiang Mai tiene varios templos antiguos muy interesantes, un montón de restaurantes excelentes y una animada vida nocturna. Muchos viajeros aprovechan su estancia aquí para hacer cursos de masaje tailandés, cocina o yoga.

Trekkings

Localidades septentrionales y en zonas montañosas, como Chiang Mai y Chiang Rai -por el famoso Triángulo de Oro-, son excelentes bases para emprender trekkings de varios días por los alrededores. Numerosas agencias en ambas ciudades proveen guías, equipamiento y todo lo necesario.

Los parques históricos

Ayuthaya –a sólo 80 kilómetros de Bangkok-, Sukhotai en el norte y Phanom Rung, al este y con importantes ruinas del período jemer, conservan las mejores reliquias del pasado de Tailandia

¿Cómo Moverse?

Avión

La compañía nacional Thai Airways cubre los principales destinos del país. Es una de las mejores líneas aéreas de Asia y además los precios son muy económicos, por lo que suele merecer la pena tomar el avión para cubrir largas distancias. Otro punto a favor de la Thai es que no suele poner dificultades a la hora de cambiar horarios, días e incluso destino, de los billetes para vuelos internos.

Autobuses

Los autobuses son bastante eficientes. Normalmente no hace falta viajar en las compañías privadas, que son más caras y no ofrecen un servicio que justifique la diferencia en el precio. Los públicos, sobre todo en largos desplazamientos, ofrecen las mismas ventajas: aire acondicionado, baño y prácticamente emplean el mismo tiempo en el viaje.

Trenes

El tren es nuestro medio de transporte favorito en Tailandia. No hay que dudar en utilizarlo sobre todo por las noches, cuando se va muy cómodo en litera, se ahorra una noche de hotel y el precio es muy conveniente. En todos los trenes de largo recorrido hay un pequeño restaurante y se puede encargar la comida para que la acerquen a la litera, que no está en compartimentos, sino en el pasillo y provista de una cortina. Es muy importante reservar con antelación en los trayectos más populares, como desde Chiang Mai a Bangkok o desde la capital hacia el sur.

Coche y moto

En las principales ciudades se pueden alquilar coches y todo terrenos con o sin conductor. El precio no es más barato que en Europa. Las motos también están disponibles para alquiler en los principales centros turísticos y éstas sí que son realmente baratas. Para conducir en Tailandia cualquier vehículo es necesario un carné internacional. En Tailandia se conduce por la izquierda y a los tranquilos tailandeses les entra el nervio en cuanto se suben a su coche, así que hay que ir con mucha precaución.

Barco

Para ir a las islas más turísticas hay que embarcarse en ferries que salen a horas que suelen coincidir con la llegada del tren desde Bangkok. Son viajes muy agradables que nunca suelen durar más de dos horas.

Taxi compartido

En el sur del país, ya cerca de Malasia, merece la pena viajar en taxi compartido, pues se gana tiempo y no es mucho más caro. Suelen ser mercedes cuyas paradas están junto a las de autobuses. No hay más que advertir al conductor del destino al que nos dirigimos y, en cuanto el taxi se llena de pasajeros, emprende el camino.

SE RECOMIENDA

UN CURSO DE COCINA EN CHIANG MAI
Varias escuelas de Chiang Mai, como la Thai Cookery School imparte cursos de cocina tailandesa de un día en adelante. Divertidos y muy instructivos.

UN COMBATE DE BOXEO TAILANDÉS EN LUMBINI STADIUM (BANGKOK)
Muchas tardes, sobre todo en fin de semana, se celebran combates del deporte nacional tailandés en este estadio en el centro de Bangkok. Se puede consultar en el periódico o preguntar en recepción del hotel por la hora y el día. La entrada es barata.

VISITAR LAS ETNIAS TRIBALES DEL TRIÁNGULO DE ORO
Siempre de un modo respetuoso, es una buena experiencia contactar con los grupos tribales del remoto norte del país. Normalmente se va con alguna agencia de trekking de Chiang Mai o Chiang Rai, pero hay que informarse primero de si la visita va a coincidir con grupos organizados de turistas o con unos pocos viajeros.

UNOS DÍAS DE PLAYA Y DIVERSIÓN EN KO SAMUI
Si estáis en un momento en el que os apetecen playas fantásticas, pero no demasiado vírgenes, es decir, que ofrezcan también marcha nocturna, Ko Samui es la isla ideal, ya que la relativa tranquilidad de sus arenales más recónditos se puede combinar con la vibrante vida nocturna de sus enclaves más turísticos: restaurantes, bares al aire libre, discotecas –algunas muy bonitas y también con la bóveda nocturna de techo- y espectáculos más o menos aptos para juerguistas.

THAILANDIA EN IMÁGENES